sábado, 16 de octubre de 2010

Factores que influyen para que en diferentes épocas y culturas se asignen roles distintos a los jóvenes.

a) Indefinición  Histórico-Social y cultural de la adolescencia como fase del desarrollo Humano
Todo momento histórico de la humanidad ha contado con la presencia latente del adolescente, sin embargo, no ha tenido el reconocimiento social que hoy en día en nuestra cultura tiene.


Socio-culturalmente hablando, la historia reconoce el desarrollo humano en tres fases esencialmente: niñez, madurez y vejez, etapas que dispersan al joven entre dos mundos como ser actuante, la infancia y la adultez. 

La indefinición social y cultural del adolescente es un factor subjetivo, a pesar de ser fisiológicamente una etapa concreta del desarrollo humano es capaz de generar y estimular un conjunto de potencialidades dinámicas acordes a las necesidades del contexto histórico cultural y social que lo determina y genera su misma exclusión o indeterminación.


b) El contexto Histórico-Cultural como factor en la asignación de roles a los jóvenes. 
Cuando pensamos en los factores que determinan los papeles asignados a los adolescentes, nos percatamos que el contexto ejerce una influencia determinante sobre la vida del individuo, el ambiente social, las costumbres y la ideología cobran significación; la adecuación al ambiente y las tradiciones generan el rol que debe asumir el adolescente, supeditándose al espacio temporal y cultural que le corresponda vivir.




Factores que influyen para que la adolescencia se empiece a reconocer a finales del siglo XIX y principios del siglo XX como etapa del desarrollo humano


El reconociendo del concepto como una etapa más del desarrollo humano, obedece entre otros factores a los estudios pioneros realizados para conocer las causas del comportamiento humano. La ciencia, empiezan a poner sus ojos en el ser humano; el hombre y su desarrollo social y emocional se ponen en la mesa de las discusiones. Surge la sociología, la antropología y la psicología como ciencias preocupadas por la conducta humana. 


Es precisamente el desarrollo de esta última; la que unida a la biología propiciarían que se empezara a considerar la etapa de tránsito entre la niñez y la adultez como un proceso importante de cambios biológicos y conductuales, como una fase influyente y determinante en el desarrollo humano.
Es el enfoque de psicoanálisis detecto rasgos de la fase de tránsito entre la niñez y la adultez que influían y determinaban conductas, lo que le significó a la adolescencia hacer su debut como parte preponderante del desarrollo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada